Aquellos hijos de padres cubanos nacidos en el exterior, que deseen obtener la ciudadanía cubana, deberán pasar un riguroso examen, que incluye dominio absoluto del idioma español, conocimientos de historia y de las regulaciones constitucionales en la Mayor de las Antillas.

Al alcanzar la mayoría de edad, los interesados podrán pedir a las autoridades cubanas la ciudadanía, resaltan las nuevas regulaciones migratorias publicadas en la Gaceta Oficial por el Gobierno cubano, si son capaces de demostrar que:

1) Han mantenido “lazos permanentes y relaciones estables” con la Isla por espacio de dos años antes de iniciar el trámite de naturalización.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

2) “Aprueben el examen de ciudadanía” que será elaborado por el Ministerio de Educación.

Al decir de las autoridades isleñas, los objetivos que busca el examen son:

“Comprobará, entre otros aspectos, que el interesado habla con claridad el idioma español y lo entiende sin dificultad; conoce las regulaciones constitucionales sobre la organización política, administrativa y social del país; los símbolos nacionales; los derechos y deberes ciudadanos; los períodos históricos y sus principales líderes; las características geográficas del país y los conocimientos generales actuales del acontecer nacional”.

Seguramente los aspirantes hijos de cubanos, tendrán que dejar adoctrinar sus cerebros por el castrismo, tal y como lo hace el régimen con los niños de primaria y secundaria.

Las nuevas medidas han entrado en vigor desde el 1 de enero de 2018.

(Con información de Martí Noticias)