El cubano Guillermo Rigondeaux no pudo ante Vasyl Lomachenko y decidió no continuar al sonar la campana en el sexto asalto.

El ucraniano elimino todos los intentos del cubano de tomar la iniciativa a través de casi toda la pelea, promediando apenas Rigondeaux tres golpes conectados por asalto.

La esquina de Rigondeaux dijo que el cubano tenía la mano izquierda fracturada desde el tercer asalto.

El combate se mantuvo en los asaltos intermedios favoreciendo a Lomachenko, quien penetraba a gusto la antes defensa impecable del bi-camepón olímpico cubano, que no mostró intentos de tomar la iniciativa y parecía conforme con defenderse sin ataque definido. La frustración llevó al extremo de continuar agarrando y le costó un punto antes de renunciar a continuar la pelea.

Esta ha sido la primera derrota del cubano Guillermo Rigondeaux.