En Morón, Ciego de Ávila, al fin dos caseríos, Guárano y Jicotea cuentan con luz eléctrica, luego de que les instalasen paneles solares, generadores de energía; tras más de seis décadas de promesas incumplidas de la “revolución cubana”, la novedad para estas familias en la recóndita zona será uno de los motivos de alegría este fin de año.

El difunto dictador, Fidel Castro, en 1953 prometió llevar la electricidad a las zonas más alejadas de Cuba, en pleno juicio en su contra por el violento asalto a un cuartel del ejército constitucional.

La Historia me absolverá, fue su alegato de defensa para salir en libertad del proceso que se llevaba a cabo en su contra, el texto fue editado y publicado más tarde, allí Castro prometía entre otros puntos sin resolver como el de la vivienda, llevar la corriente eléctrica a todos los hogares cubanos.

Guárano y Jicotea, tuvieron que esperar pacientemente 64 años para que les llegara el turno, la vida de un ser humano, si es longevo.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

En los caseríos viven quince familias, en construcciones rústicas, aisladas, en medio de sembradíos, potreros y caña, comenta el blog Sin Rodeo.

Taimara Guilarte Díaz una de las residentes en el área, expresó: “Aquí nunca ha habido luz eléctrica, porque vivimos muy distante de las redes del sistema”.

De acuerdo al testimonio de Tamara, en una ocasión los trabajadores de la Empresa Eléctrica intentaron hacer llegar el tendido eléctrico hasta su vivienda, sin embargo las máquinas que instalan los postes en el suelo no pudieron operar debido a que el asentamiento está sobre terreno rocoso.

Varias localidades alejadas viven hoy la misma situación que los caseríos de Morón, cuándo llegará la electricidad a los hogares de estos campesinos, que permanecen a años luz del progreso es incierto.

(Con información de Cubanet)