La golpiza por parte de unos manteros a un cubano de Miami que se encontraba de visita en Barcelona ha desatado una campaña en España contra los vendedores ambulantes lanzada por el partido de derecha ciudadanos.

La campaña llamada “Orden y seguridad” y que usa la etiqueta #CallesOkupadas ha recibido oposición de otros partidos por considerarla que llama a la intolerancia. Los organizadores de la campaña dijeron que el objetivo era denunciar a los ayuntamientos de Madrid y Barcelona, ambos bajo gobiernos de izquierda, por permitir la venta ilegal de mercancía en las calles.

Jose Bravo, cubano de Miami de 45 años fue agredido por manteros en Barcelona llevando al arresto de uno de ellos y un debate nacional sobre si seguir permitiendo la presencia de ellos en las calles.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Uno de los portavoces del Sindicato de Manteros y Lateros, Lamine Sarr, dijo en conferencia de prensa en Barcelona el 9 de agosto que se veían forzados por las circunstancias a vender productos de la piratería en la calle.

“La mayoría de los manteros tienen sus propios oficios, pero no pueden ejercerlos por las leyes de extranjería y por el racismo que destroza nuestras vidas”, dijo Sarr.

José Bravo dijo antes de salir de Barcelona que haría todo lo posible para que Estados Unidos emitiera una alerta de viaje para España.