El viernes en La Habana, el Gobierno de Suiza entregó un donativo de 1,93 millones de dólares al Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), con el objetivo de brindar apoyo a los damnificados tras el paso del huracán Irma, en septiembre.

El monto se destinará a la rehabilitación de viviendas y al abastecimiento de alimentos, y alrededor de 660.000 personas se beneficiarán con este donativo, de acuerdo a la oficial Prensa Latina.

Marcel Stutz, embajador suizo en Cuba, Consuelo Vidal y Laura Melo, representantes del PNUD y el PMA, signaron la entrega del dinero para dos proyectos propuestos por Naciones Unidas en la Mayor de las Antillas, vinculados con la asistencia alimentaria y la revitalización de las cadenas productivas de materiales de construcción.

El embajador informó que Suiza movilizó 1,2 millones de francos suizos adicionales dentro de programas de cooperación en curso, otorgándoles 100.000 francos a Cáritas Suiza; y medio millón de francos a la Federación Internacional de la Cruz Roja para programas de recuperación en Cuba.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

El funcionario suizo acotó: “En total se ha movilizado 3,6 millones de francos adicionales (3,66 millones de dólares) para proyectos de recuperación post-Irma, todo lo cual expresa el compromiso y la solidaridad del pueblo suizo hacia esta Isla”.

La estatal Prensa Latina dijo que el donativo permitirá al PMA “comprar 400 toneladas métricas de alimentos (arroz, frijoles y aceite) destinados a 637.000 personas de grupos vulnerables (niños menores de cinco años, embarazadas, madres que lactan, adultos mayores de 65 años y escolares de primaria internos y seminternos, asistidas en las provincias afectadas: Camagüey, Ciego de Ávila, Sancti Spíritus, Villa Clara y Matanzas”.

El medio de prensa estatal también señala que se apoyará la dinamización de la cadena productiva de materiales de construcción en los territorios perjudicados, excepto en Matanzas, se procederá a la creación de 12 minindustrias, ofreciendo nuevos empleos y la posibilidad de producir materiales de construcción.

Luego de que Irma azotara Cuba en septiembre pasado, las autoridades han admitido que el desabastecimiento de alimentos en algunas localidades puede extenderse durante meses; de acuerdo a datos preliminares el meteoro causó daños en 338.000 hectáreas de caña, 95.000 hectáreas de cultivo y 466 granjas avícolas; además de agudizar el problema de la vivienda en la Isla.

(Con información de Diario de Cuba)