El gobierno de Cuba se quejó de un endurecimiento de la política de Estados Unidos hacia la isla al cumplirse 4 años del deshielo iniciado por la administración Obama.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, reconoció el progreso en las relaciones hasta 2017 pero lamentó las medidas de la nueva administración.

Entre las medidas que afectan las relaciones se refirió a los viajes “otra vez son fuertemente restringidos (los viajes) por la Casa Blanca, que pasa por encima de la libertad de viajar de sus nacionales”

Calificó de mentiras las acusaciones de violaciones de derechos humanos a pesar de que cada dia salen imágenes que demuestran la represión del régimen contra los opositores.

Sanciones de la administración Trump a empresas manejadas por militares en Cuba y el cierre casi total de la embajada de Estados Unidos en la isla por los ataques acústicos a diplomáticos estadounidenses son algunos de los puntos que marcan las relaciones Cuba – Estados Unidos en la actualidad.