Este jueves un directivo del INDER, aseguro que el Gobierno cubano tiene como meta mantener la condición de “potencia olímpica” en los próximos juegos de Tokio 2020, donde aspira a situar a la Isla entre los 16 mejores países participantes en este evento, según EFE.

Alrededor de 1.500 competidores “reciben seguimiento” de las autoridades en las Escuelas Superiores de Formación de Atletas Cerro Pelado y Giraldo Córdova Cardín, con vistas a dicho evento deportivo y otros certámenes de importancia, detalló José Antonio Miranda, director de Alto Rendimiento del estatal Instituto de Deportes (INDER).

Según el funcionario, entre esos deportistas hay 272 calificados de “estratégicos” para obtener los mejores resultados, y otros 29 están convocados a garantizar los propósitos en Tokio, recogió un medio oficial.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

De igual manera para lograr esos resultados se conformó una fuerza técnica, de 263 entrenadores y una reserva inmediata de 1.163 talentos, señaló Miranda.

Para los Juegos Centroamericanos que se disputarán en el verano de 2018, Barranquilla, Colombia, el directivo dijo que el fin “invariable” es que los cubanos retengan el primer lugar.

“Se trata del evento más importante del cuatrienio, en un escenario que ha cambiado en el área. Colombia es un ejemplo de ello. En el ciclo anterior fue el país que más avanzó. Sus resultados en los Juegos Panamericanos de Toronto y los Olímpicos de Río ejemplifican lo que vamos a enfrentar”, argumentó.

Miranda expuso que otra de las proyecciones del deporte cubano se centra en los Juegos Panamericanos que se disputarán en Lima (Perú) en el año 2019.

En los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, el pasado año, la Isla participó con una delegación de 123 atletas en 19 disciplinas, los deportistas obtuvieron 11 medallas, de ellas, cinco fueron de oro, dos de plata y cuatro de bronce.

La delegación cubana terminó en el peldaño 18 del medallero de Río 2016, dos puestos por debajo del lugar conseguido en Londres 2012, cuando quedó en el escaño número 16.

El régimen ha reducido en gran cuantía los recursos destinados al programa deportivo, durante la crisis económica de los 90. Si en los años 70 y 80 se lograba estimular a los atletas a través de propagandas ideológicas, aunque en la actualidad siguen recurriendo a ella, ya no obtienen los mismos resultados.

(Con información de Diario de Cuba)