El Gobierno de Cuba rechazó hoy la decisión de EE.UU. de reconocer Jerusalén como capital de Israel, al considerarla una “flagrante” violación del derecho internacional que vulnera los “intereses legítimos del pueblo palestino” y tendrá graves consecuencias en la estabilidad y seguridad de Oriente Medio.

La Cancillería cubana expresó su “profunda preocupación y rechazo” a la declaración “unilateral” del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de Jerusalén como capital de Israel y su intención de trasladar allí su embajada desde Tel Aviv.

“Constituye una grave y flagrante violación de la Carta de la ONU, el derecho internacional y las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas”, señala el comunicado publicado en la web del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba.

Según la Cancillería cubana, modificar el “estatuto histórico” de Jerusalén “aumentará aún más las tensiones” en Oriente Medio e impedirá cualquier esfuerzo encaminado a reanudar las conversaciones de paz entre israelíes y palestinos.

Por ello, Cuba solicitó al Consejo de Seguridad de la ONU que cumpla con la responsabilidad de mantener la paz y la seguridad internacional y exija a Israel el “fin inmediato de la ocupación de los territorios palestinos, las políticas agresivas y las prácticas colonizadoras”.