El director para EEUU de la Cancillería cubana, Carlos Fernández de Cossío denunció este sábado que añadir a veintiséis compañías de la Isla a la lista de empresas con las que los estadounidenses tienen prohibido negociar ha sido una “decisión agresiva” de la Administración Trump que intenta “asfixiar económicamente” a Cuba, recoge El Nuevo Herald.

El régimen de La Habana considera que esta es “una lista arbitraria” cuya “verdadera naturaleza es continuar endureciendo el ‘bloqueo’, asfixiar económicamente a Cuba y tratar de demonizarla con acusaciones deshonestas”, aseguró el funcionario del castrismo.

A inicios de esta semana el Departamento de Estado estadounidense agregó 26 compañías de Cuba, entre ellas 16 hoteles, en una lista negra de entidades vinculadas con los militares cubanos, con las que prohíbe hacer negocios a sus ciudadanos y empresas.

Esta medida supone la restricción más notable al proceso de normalización que se estaba dando, desde las sanciones que ordenó el presidente Trump en su discurso en Miami, en junio del pasado año.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Las sanciones se recrudecen por el rol del Gobierno de Cuba en la crisis de Venezuela, detalle el Gobierno estadounidense.

De Cossío recordó que el mundo rechazó casi unánimemente el embargo estadounidense “como demostración del aislamiento y el descrédito de su política de agresión contra Cuba”, en declaraciones publicadas en la web oficial del Ministerio de Exteriores (MINREX).

La lista original que salió a la luz por una orden ejecutiva del mandatario estadounidense en 2017, afectaba a 180 entidades hasta ahora, todas ellas controladas por el conglomerado empresarial del Ejército, el Grupo de Administración Empresarial S.A. (GAESA).

Pero con las nuevas entidades sancionadas, entre ellas 16 hoteles que tienen relación con Gaviota, que controla alrededor de la mitad de las habitaciones en instalaciones turísticas en la Isla, y depende de los militares, los ciudadanos estadounidenses y cubanoamericanos, no podrán hospedarse en el recién inaugurado Grand Packard Hotel, administrado por la compañía española Iberostar, pero también bajo gestión de GAESA, ni en el Bella Vista en Varadero, hotel previsto a inaugurarse pronto, como tampoco en el SO/ Havana Paseo del Prado de La Habana, por sólo mencionar algunos.

EEUU advirtió que actualizará “periódicamente” dicha lista, según el diario miamense, las restricciones impuestas por el Gobierno de Donald Trump a los viajes de los ciudadanos norteamericanos han provocado una baja en las llegadas de turistas extranjeros a la Isla, que pese a ello prevé recibir este año a 4.7 millones de visitantes de todas partes del mundo.

La segunda fuente de ingresos para el régimen cubano, lo constituye el turismo, por detrás de la exportación de servicios profesionales.