Salud Publica en CubaLa política de austeridad perseguida por Raúl Castro corre el riesgo de comprometer una de las pocas conquistas sociales de Cuba. El presidente se defiende: “No es tiempo de desperdicios, hay que ser realistas” – Desde el día en que asumió el liderazgo de Cuba, Raúl Castro ha sido claro: “Ya se acabo el tiempo de desperdicios de dinero y susidios: los gastos sociales tienen que ser coherentes con las posibilidades reales del País”. Estas palabras dejaron a entender que Cuba iba a emprender un camino de austeridad para hacer frente a la crisis económica y financiera que, aunque traten de esconderlo, ha golpeado duro también en Cuba. La atención de salud en Cuba sigue siendo universal y abierta a todos (aunque no de gratis, ya que a pesar de lo que el Gobierno diga, todos los cubanos pagan su salud a diario), pero los estándar cualitativos van empeorándose día tras día.

Ver Más
Cuba y Rusia planean la construcción de una vía rápida que conecte a La Habana y Varadero

La prensa lleva meses denunciando la desorganización y la insuficiencia de algunos hospitales en todo el País, así como la falta de higiene en algunas clínicas, mientras que el Instituto Nacional de Estadística ha informado de un descenso significativo de empleados en el sector de salud, que pasaron de ser 329.669 en 2009 a 282.248 en 2010. Raúl Castro habla de “cortes necesarios” ante unos gastos que se han vuelto insostenible durante la situación economía actual. No obstante falten datos globales sobre otros sectores (cosa a la que ya estamos acostumbrados cuando se habla de Cuba), la prensa ya publicó los efectos que la política de austeridad y racionalización está teniendo sobre la sociedad cubana, entre los cuales numerosos despidos en el sector públicos previstos por las reformas aprobadas en los últimos meses. Donde meterán los hermanos Castro el dinero robado a diario a los cubanos?.