Washington no ha logrado identificar qué causó los “ataques” a la salud de los diplomáticos estadounidenses en Cuba, funcionarios de ambos países se dieron cita este jueves en La Habana para ayudarse a dar con el motivo de esos misteriosos incidentes que comenzaron hace casi dos años, y han afectado a una veintena de personas, incluso que han llegado a presentar daños cerebrales.

Los investigadores han reducido sus sospechas sobre la causa y el culpable, indican una serie de reportes.

Nueve miembros de un equipo científico fueron puestos por la cancillería cubana a investigar los extraños sucesos, éstos se reunieron con miembros del Congreso y de la Academia Nacional de Ciencias antes del diálogo con el Departamento de Estado.

El equipo propone “un examen imparcial de los informes de salud de los diplomáticos de EEUU en Cuba de acuerdo con las reglas de la ciencia”, anunció la Sección Consular de la Mayor de las Antillas en Washington.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

El Departamento de Estado norteamericano dijo que la cita es “parte de esfuerzos en curso para investigar y entender mejor las condiciones de salud de nuestros diplomáticos”.

Añadió que la delegación cubana “recibirá un reporte médico general sobre las lesiones experimentadas por personal estadounidense en La Habana”.

EEUU ha restado importancia o rechazado reportes de que los investigadores se han concentrado en un dispositivo de microondas como fuente de los ataques, y en el Gobierno de Vladímir Putin como sospechoso principal.

Cuba por otra parte ha negado que estos reportes sean ciertos, no llega a disputar los síntomas de los afectados, pero ratifica que no hay evidencia que respalde la afirmación de que fueron causados por ataques premeditados en su territorio, acota el diario miamense.

Los incidentes de la salud comenzaron en otoño de 2016, finalmente 25 empleados de la Embajada de EEUU en La Habana han sido afectados por los incidentes de salud, algunos han sufrido lesiones cerebrales traumáticas moderadas.

En junio de este año se confirmó el último caso de La Habana, el Gobierno estadounidense también expuso que dos funcionarios de la embajada fueron afectados a fines de mayo en una residencia diplomática.

La reunión del jueves fue organizada por el Gobierno cubano luego de quejarse de que EEUU no ha revelado detalles importantes sobre las condiciones médicas de los afectados, según un funcionario estadounidense que prefirió no ser identificado.

Funcionarios médicos del Departamento de Estado alegaron la semana pasada, que han intercambiado más con China, por un incidente de la misma índole ocurrido en Guangzhou, que lo que han podido intercambiar con Cuba, por los ataques perpetrados en La Habana.

También añadieron que no han podido llegar a una conclusión sobre las causas de las lesiones, como tampoco quién podría ser el responsable por las mismas.

(Con información de El Nuevo Herald)