Funcionarios del gobierno de Cuba comparecieron en la Mesa Redonda para intentar aplacar las críticas contra el Decreto 349 que limita aún más la libertad artística en la isla.

El ministro de cultura, Alpidio Alonso, dijo que con la aplicación del decreto lo único que se persigue es evitar las manifestaciones “vulgares, chabacanas y sexistas”, con presencia de violencia, pornografía o discriminación.

Lesbia Vent-Dumois, presidenta de la Asociación de Artistas Plásticos de la Uneac, dijo que quienes no estaban de acuerdo con el decreto era porque “no sabían leer” y los tachó como “ignorantes” y “mal informados”.

La realidad es que el Decreto 349 hace todo eso que dicen pero también deja la puerta abierta para que el gobierno la utilice para silenciar artistas o que un  burócrata catalogue como ilegal algo que tal vez critica al gobierno por ejemplo.

Las autoridades dijeron que pararan la implementación del Decreto pero solo en “determinadas áreas de promoción del arte y servicios culturales que en estos momentos no tienen respaldo legal”.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

“En relación con esos otros espacios que aún no tienen un amparo legal, seguimos nosotros estudiando alternativas de política para nosotros relacionarnos desde las instituciones, en el marco de la política cultural, con estos espacios que se gestionan desde el ámbito no estatal”, dijo.

El decreto 349 exige la aprobación de las autoridades culturales supeditadas al gobierno para que los artistas puedan presentar su trabajo en espacios abiertos al público, lo que incluye las galerías privadas y empresas estatales.

También crea la figura del inspector que podrá cerrar una exposición o terminar un concierto si no está acorde con la política cultural de la “revolución”, lo cual lo deja abierto a cualquier interpretación.

A pesar de que el Ministro de Cultura dijo que no comenzará a aplicarse en todos los espacios de promoción por la falta de leyes que lo respalden, aseguró que se trabaja para crear las leyes que permitan la aplicación completa del Decreto 349.

Esos espacios aún no legislados son las galerías particulares y estudios de grabación privados. Pero advirtió que la política cultural de la Revolución la tienen que cumplir todos.

¨El Decreto 349 es una herramienta de la revolución para llevar su política en espacios tanto estatales como no estatales¨ dijo el Ministro de Cultura.

El gobierno de Cuba intenta confundir una vez más a los cubanos y por eso es importante escuchar por uno mismo lo que dicen las autoridades, para que no nos engañen.

El Decreto 349 sigue y la supuesta moratoria no es nada más que una manera de legalizar el atropello a los artistas cubanos y poner como ley la censura.