Arianna López Roque, una opositora cubana, que se mantiene en huelga de hambre desde el pasado 9 de enero, recibió atención médica el domingo tras un desmayo. Hace trece días que Arianna no ingiere alimentos, exigiendo un trato justo para su esposo, preso político.

El disidente cubano, Jorge Luis García Pérez “Antúnez” dijo que la huelguista regresó a su casa, tras ser asistida el domingo por médicos del hospital de Placetas, localidad donde vive la activista.

Antúnez explicó que luego de recibir un esmerado trato de los médicos de la sala de terapia intensiva del centro de salud, una conocida represora de Placetas “ordenó su expulsión”.

La esposa del preso político fue llevada al hospital el domingo al mediodía, luego de desmayarse en su casa. Arianna presentaba “oscilación en la presión arterial y sudoración fría”, entre los síntomas a causa de la huelga de hambre.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Sin embargo, la salud de la opositora ha empeorado en las últimas horas, y su estado podría agravarse aún más, porque regresando del hospital, decidió dejar de beber agua.

De acuerdo a Antúnez, “en estos momentos se encuentra en su vivienda, en huelga de hambre y continúan también hackeada su cuenta en Facebook”.

“Hacemos un llamado porque verdaderamente la situación de la huelguista está bastante lamentable, y quiero anunciar que ayer (domingo) Arianna López Roque suspendió definitivamente el agua. Estamos a la expectativa de lo que pueda pasar”, detalló el opositor.

Arianna López está casada con el prisionero político, Mitzael Díaz Paseiro, quien fue sancionado el pasado año, por un tribunal de Placetas a tres años y medio de cárcel por el delito fabricado de “peligrosidad delictiva”.

Ella mediante su huelga de hambre exige al Gobierno cubano respete los derechos carcelarios de su esposo.

Según el opositor cubano que ofreció su testimonio a Martí Noticias, en el hospital la huelguista fue atendida en terapia intensiva, y los médicos “hicieron muchos esfuerzos para reanimarla, poniéndole un equipo de oxígeno”.

Antúnez mencionó que la activista tenía sala asignada y cama para el ingreso, cuando una funcionaria de la Seguridad del Estado ordenó expulsaran a Arianna.

“Una represora nombrada Gladys Lourdes Gallardo Almeida, que ha tenido una participación destacada en los actos de repudio en la ciudad de Placetas contra los opositores, ordenó de pronto la expulsión de la sala. Le dijo: ‘Si ella lo que quiere es ser mártir y morirse, que se muera en su casa, porque aquí en el hospital no se va a morir”, denunció Antúnez.

El líder opositor publicó en su perfil en Facebook detalles del momento en fue llevada la huelguista al hospital de Placetas.

(Con información de Martí Noticias)