En la noche de este martes de nuevo se paralizará La Habana, capital de todos los cubanos —aunque parte del público en el estadio Latinoamericano no piense lo mismo y le grite a los Orientales: ¡Palestinossss, palestinosss!—. Será por una sola razón: Industriales estará a una victoria de la final en la 57 Serie Nacional de Béisbol de Cuba, pero tendrá que alcanzarla frente a los Leñadores en su estadio Julio Antonio Mella. De parte de los Leñadores también estará su afición apoyándolos como si fueran el bateador de emergentes. Las muestras de afecto de la fanaticada piden más: Un resultado épico que ponga a su equipo en la finalísima, para luego fajarse contra los Alazanes e Granma —no se olvide—, actuales campeones nacionales.

Tenemos un juego 6 a partir de las 7:15 de la noche de este martes en Las Tunas, y la posibilidad de que todo se vaya a un partido siete. ¡Más desafío no se puede pedir!

¿Quién ganará al final?… Nuestro equipo tiene todas combinaciones importantes para que los fans de cada selección esperen lo mejor luego el out 27 de este partido seis:

Si Misael Villa domina… Es posible que entonces los Azules ataquen de nuevo a Vladimir Baños y, al final, la apertura del zurdo sea clave… Tanto que termine ganando dos juegos y siendo el M-V-P de esta serie semifinal.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Si Vladimir Baños lanza en forma… No dude que eso ayuda, al menos, a que los Leñadores se mantengan peleando en juego. Su apertura será vital, sobre todo para que los tuneros vayan a plantar cara en el home plate como lo hicieron en toda la temporada regular.

Si Yosvany Alarcón pega un jonrón… Seguramente tendrá a alguien en base, pues el orden ofensivo de los Leñadores inspira mucho respeto y habrían dibujado alguna base por bolas.

Si Alexander Malleta de nuevo lidera a los Azules… Sin duda, su energía en el centro de la alineación hará vibrar a esos maderos azules encendidos. Algo será importante: Que Yordanis Samón tome protagonismo. No creo que a Malleta lo vayan a estar retando tan fácilmente.

Si el juego llega con ventaja tunera al lucky seven inning… ¿El manager Pablo Civil traerá a José Ángel García o se la juega con otro lanzador –quizás Yudiel Rodríguez? Lo cierto es que, si no vive en el juego seis, entonces no podrá jugar el siete.

Si Osmel Cordero no puede resistir la presión en la antesala… Entonces VM32 tendrá que acudir a la banca. Cordero podría colaborar con el madero, pero no creo que sea un jugador defensivo de la media —fíjese como digo: de la media, porque ahí ni llega—.

Si VM32 pierde los estribos… ¡Será fatal! El Show Mesa se ha comportado bien… ha estado tranquilo… así que será mejor que siga así, con paciencia, y que los Industriales arreglen los problemas en el diamante. ¡Tienen equipo para eso!

Si el árbitro de home viene con la zona estrecha… Da igual que árbitro sea: El juego será de presión, y ahí atrás de la goma cualquiera se equivoca. Pero, tanto lanzadores como bateadores, si ven una abertura o tendencia del ‘umpire’ para decretar strikes, por ahí mismo váyanse. Ataquen o tomen paciencia… Pero no le dejen la RESPONSABILIDAD en dos strikes a los árbitros. ¡Tírale a la pelota!

Si la lluvia aparece… Los Alazanes seguirán descansando y, aunque su pitcheo –con un año entero de asueto— es débil en estructuración, les sirvió perfectamente para enviar a casa a unos Cocodrilos de Matanzas que de tanto nadar se quedaron en la orilla.

Si Las Tunas gana… Entonces tenemos más trabajo, ¡algo que se agradece! Aquí estaríamos con nuestra mejor crónica. Un juego 7 no se ve mal, incluso pondría a ambas aficiones a estresarse de nuevo después de un playoff de dos empates: Primero Industriales 1-1 y luego Las Tunas 2-2.

Si los Industriales ganan… Bueno, ¡Welcome a la finalísima de la 57 Serie Nacional!