Un matrimonio en Sarasota, Florida, encontró un caimán en la piscina de su casa llevándose el susto de su vida.

“Frank se levantó, echó una mirada a la piscina y dijo: ‘Dios santo’ o algo así”, relató Connie Shaffery a Action News.

La pareja llamó rápidamente a las autoridades y estas enviaron un cazador de caimanes para que se encargara de sacarlo.