A los 90 años, el pasado 18 de noviembre, murió el abogado John Edward Nolan Jr, ex asistente del fiscal general Robert F. Kennedy, y quien negociara con Fidel Castro el regreso de los estadounidenses capturados en la invasión de Bahía de Cochinos en 1961.

Nolan falleció en su casa en Bethesda, Maryland, dio a conocer este miércoles The Washington Post.

Patricia McNeill, una hija del abogado, dijo que la causa del deceso se debió a una neumonía.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Nolan se unió al neoyorquino James B. Donovan, mientras estaba de práctica en el bufete Steptoe & Johnson, en diciembre de 1962 para negociar con Castro la liberación de 1.100 hombres capturados en la derrota de la invasión de Bahía de Cochinos.

Ambos abogados se reunieron con el difunto dictador durante varias visitas a Cuba, Donovan negoció el intercambio del piloto Gary Powers por el espía soviético Rudolf Abel, cuya historia representó un filme del cineasta Steven Spielberg de 2015 (Brdige of Spies/Puente de espías). Mientras Nolan facilitó la adquisición de aproximadamente 50 millones de dólares en suministros médicos a cambio de la liberación de los prisioneros.

Según Nolan, Castro “siempre fue razonable, siempre fácil de tratar”, afirmaría en una entrevista para el Museo y Biblioteca Presidencial John F. Kennedy en Boston, en 1967.

“No hubo berrinches, ataques. Era un hablador de proporciones muy significativas (…) venía a la medianoche o a la 1:00 de la madrugada y se quedaba toda la noche hablando. (…) Hacía preguntas, escuchaba las respuestas, daba sus propios puntos de vista”, expuso el abogado.

En otras ocasiones Nolan declaró que Castro tenía “un buen sentido del humor”.

El jurista rememoró que montó a caballo con el autócrata para visitar Bahia de Cochinos y “pescó en su bote”.

Nolan también comentó que había acudido a tres juegos de la Serie Nacional de Béisbol, acompañado de Castro. “Eso no significa que Castro sea amigo de los EEUU o que Cuba sea una democracia floreciente que habla libremente”, confesó.

Más tarde Nolan trabajó como asistente del fiscal general Robert F. Kennedy, colaborando para el exitosa campaña senatorial de Kennedy en 1964 en la ciudad de Nueva York, y para su intento presidencial en 1968.

El originario de Minneapolis, representó a las compañías petroleras que construyeron el oleoducto de Alaska en la década de 1970 y también representó al denunciante A. Ernest Fitzgerald en una demanda contra el presidente Richard M. Nixon.

Para celebrar el 40 aniversario de la malograda invasión de Bahía de Cochinos, Nolan regresó a la Mayor de las Antillas en 2001; almorzó con Castro, y según sus afirmaciones además de conversar varias veces con él, le obsequió una caja de puros.

(Con información de Diario de Cuba)