Desempleados y jubilados que se dedican a escarbar en la basura en el vertedero municipal de Bayamo se exponen al riesgo epidemiológico, denunció el periodista independiente Yunior Berges González.

Según el reportero muchos lo hacen “con el objetivo de recuperar materias primas, desechos de comida para alimentar animales, desechos electrónicos y zapatos que se puedan recuperar”.

“La necesidad y la miseria en la que está sumergida la población hace que las personas pierdan los escrúpulos”, comentó Berges en un mensaje escrito dirigido al programa Cuba al Día de Radio Martí.

La mayoría de las personas que buscan entre los desechos son jubilados, desempleados y ex presidiarios que no encuentran trabajo y recogen esa basura para venderla a la empresa estatal de materias primas.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

“Todo lo que se desecha en el hospital va a parar a ese verterdero, pero ellos prefieren buscarse un dinerito para vivir”, aseguró.

A estas personas comúnmente se les llama “buzos” en Cuba, y se dedican a “rebuscar entre los desechos sólidos, ya sea en el vertedero o en los contenedores que se ubican en la ciudad y son perseguidos y multados cuando hay alguna explosión epidemiológica que llame la atención de las autoridades”, contó el reportero.

“Las mangueras y las bolsas de los equipos de suero, las mangueras de los equipos de hemodiálisis y otras cosas que vota el hospital, son de PVC y lo pagan los particulares a 5 pesos ( 0,20 c. u. c) el kilogramo. No es mucho, pero cuando los reúnes unos días te da para comer, aunque sea dos o tres días”, comentó un entrevistado para el reportaje de Radio Martí.

“Tengo a mi esposa enferma, es diabética crónica y para colmo hace seis meses le comenzaron a hacer hemodiálisis porque los riñones no le funcionan.
Yo trabajo de guardia en una cooperativa agropecuaria y lo que gano mensual no me alcanza para nada. Si no recojo materia prima nos morimos de hambre”, explicó Alberto Tamayo un “buzo”, que dio a conocer las razones que lo impulsan a recoger desechos.

Misael es otra de las personas que van el vertedero a recolectar desechos, de acuerdo a su testimonio vive solo, y no tiene quien le ayude.

“Trabajé durante 32 años y me retiré ganando 240 pesos al mes (10 CUC), vivo solo, no tengo quien me ayude. Este trabajo es el que me queda por hacer”, contó.

(Con información de Martí Noticias)