El gobierno de Obama ofreció a Cuba reanudar las conversaciones sobre inmigración, el gobierno de Obama expresó su deseo de que exista una emigración ordenada y segura. Las conversaciones habían sido suspendidas por el gobierno de Bush quien dijo que Cuba utilizaba las conversaciones para imponer temas que no eran parte de la agenda. Actualmente Cuba viola los acuerdos migratorios negando el permiso de salida a muchos ciudadanos que son aceptados por los Estados Unidos. Los congresistas cubano americanos critican a Obama por no imponer condiciones para este tipo de acercamientos.