Este miércoles, en la Asamblea General de Naciones Unidas, Estados Unidos votó en contra de la resolución que condena el embargo, impulsada por el régimen cubano, documento que somete a votación cada año.

Nikki Haley, embajadora de Estados Unidos en ONU dijo que el organismo internacional “pierde su tiempo” sometiendo a votación el embargo que su país impone a Cuba, y que más bien deberían de llamar la atención sobre la falta de libertades en la Mayor de las Antillas.

“Cada año, el tiempo de esta Asamblea se pierde al considerar esta resolución, y Estados Unidos es sometido a reclamos ridículos. Cualquier cosa para distraer la atención sobre el verdadero responsable del sufrimiento del pueblo cubano”, puntualizó la embajadora estadounidense.

Haley, aclaró que su Gobierno “no se distraerá”, ni “perderá de vista” los obstáculos en el camino de Cuba hacia una sociedad verdaderamente democrática”, la cual “es su derecho”.

“Por esas razones, y por 25 vez en 26 años, Estados Unidos vota en contra de esta resolución”, afirmó la funcionaria.

Quien también recordó la abstención de 2016 emitida por parte del Gobierno de Obama, pero “el pueblo estadounidense ha elegido a un nuevo presidente, y ha elegido a un nuevo embajador ante Naciones Unidas”, subrayó.

(Con información de Martí Noticias)