A dos meses del paso del huracán Irma por el sur de la Florida, aún en las calles del condado Miami-Dade pueden observarse montones de escombros y basura, sobre todo en la sresidencias privadas reporta El Nuevo Herald.

Las autoridades han presionado desde finales de septiembre a los dueños de condominios para que extiendan un permiso y los contratistas puedan entrar y recoger los desperdicios. La petición podría realizarse hasta el 17 de noviembre.

“Tenemos 400 vías privadas y estamos tratando de conseguir la información para poder enviar a nuestros contratistas”, dijo Mike Hernández, portavoz del alcalde condal Carlos Giménez.

El permiso que se requiere es otorgado por FEMA, organización encargada también de devolver los millones de dólares que se han invertido en las labores de limpieza.

“Este proceso lleva trabajo. Para algunas personas puede demorar un poco más, pero hay directrices y tenemos que cumplirlas”, dijo Gayle Love, portavoz del Departamento de Recogida de Basura del condado.

Pero algunos miembros de la junta directiva de asociaciones no están dispuestos a que los servicios comunales entren en sus condominios, por si algo sale mal durante las labores de limpieza.

“Si uno de estos camiones arrolla a tres niños y un perro, ¿cómo vamos a liberarlos de esa responsabilidad? “No vamos a firmar algo que nos hace responsables”, señaló María Luisa Castellanos, miembro de la junta directiva de la asociación de propietarios de Greenway Lakes.