El boxeador cubano, Erislandy Lara, quedó inconforme con la decisión de los jueces en su pelea contra Jarrett Hurd.

“No estoy satisfecho con el veredicto final de la pelea porque creo honestamente que al margen de lo que sucedió en el último asalto, el verdadero ganador de la pelea fui yo” dijo Lara tras el combate. “La caída del último asalto de la que me recuperé no puede definir toda una pelea que dominé”.

“Sin duda se trató de una gran pelea para los aficionados. Salí, pelee, y todo fue positivo”, valoró Lara. “Pienso que claramente gané la pelea y de nuevo otra decisión que se dio contra mi, pero ahora lo que cuenta es que estaremos listos para hacer la revancha”.

El boxeador cubano perdió los títulos mundiales de peso medio junior de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) y la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).