Cuba lleva casi cinco años en el proceso de despliegue y expansión de la conexión 3G que ya está disponible solo para algunos periodistas de medios oficiales, organizaciones no gubernamentales, clientes de empresas y embajadas. Claro que para lograrlo ETECSA ha necesitado la ayuda de tecnología extranjera como lo ha hecho con la multinacional china Huawei.

No pocas empresas de telecomunicaciones han querido operar en la Isla, precisamente porque aún Cuba no ha sido un mercado tan explotado ni con muchos niveles de penetración de servicios de telecomunicaciones como sucede en otros países. Recordemos que el servicio de Internet comenzó a masificarse en el año 2014 con la puesta en marcha de las zonas WiFi, las cuales aún no garantizan el pleno acceso de todos los cubanos.

Muchas expectativas generó el más reciente rumor que aseguraba que Telefónica, la reconocida operadora española podría operar en Cuba. Quizás todo nació luego de la visita a la Isla de Trinidad Jiménez, directora global de Estrategia de Asuntos Públicos de la multinacional quien llegó a Varadero, interesada en el VI Congreso de Telecomunicaciones, entre el 11 y el 12 de junio.

Jiménez sostuvo entrevistas con autoridades cubanas sobre las posibilidades de entrar en el mercado del país, según reseñan medios españoles. Sin embargo, no hay ningún indicio en los medios oficiales de que existiera aprobación alguna.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

La empresa española, lleva años interesada en el mercado cubano y ha estado dispuesta al diálogo. Ya en el año 2009 José María Álvarez Pallete, cuando entonces era presidente de la multinacional en Latinoamérica, se acercó con la idea de hacer negocios en un momento donde Telecom Italia contaba con el 27% de las acciones de Etecsa.



Pallete sabía que al explorar un mercado como el de Cuba podría obtener grandes beneficios, sobre todo, en un país con 11 millones de cubanos, y un fuerte nicho para desarrollar la naciente infraestructura de telecomunicaciones.

Telefónica, conoce bien las necesidades de la Isla, que aunque cuenta ya con 4,5 millones de líneas activas, aún necesita aumentar la cobertura de la telefonía celular y fija, las capacidades de conexión en los hogares incluyendo dial up y banda ancha fija (a través de cable coaxial, cables de fibra óptica o cobre), habilitar el servicio de Roaming, mayor acceso por WiFi, afianzar la tecnología 3G y 4G.

Al parecer, ETECSA, no quiere vínculos con Telefónica, la operadora de telecomunicaciones más importante de Europa. En su lugar optó por la alianza con la compañía luxemburguesa SES, propietaria y operadora de satélites de telecomunicaciones con quien suscribió un acuerdo el 20 de febrero pasado.

Aún no se conocen respuestas oficiales sobre las conversaciones entre Telefónica y el gobierno cubano, pero Trinidad Jiménez podría seguir dialogando. Jiménez conoce muy bien a Cuba, sobre todo, porque ella, en su antigua función como ministra de Exteriores del gobierno español, tuvo la gran responsabilidad de mediar entre la Isla y la Unión Europea para flexibilizar las relaciones políticas y comerciales.

Ahora, sólo habrá que esperar, pero bien le vendría a Cuba seguir estableciendo vínculos con grandes multinacionales como Telefónica, si realmente quiere avanzar en el desarrollo de sus infraestructuras de telecomunicaciones.

¿Crees que ETECSA, finalmente de su brazo a torcer?