Luego de cinco meses detenida en un centro migratorio en Pennsylvania, llegó una enfermera cubana a Tampa, donde ahora será su hogar; un juez le otorgó el beneficio de asilo político en Estados Unidos.

“Finalmente terminó la pesadilla, y estoy feliz”, dijo Yanecci Gómez a Martí Noticias.

En la prisión de York County, estuvo retenida varios meses, juntos a otras isleñas que cruzaron la frontera de México con EEUU.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba


La santaclareña fue una de las trece cubanas que fueron trasladadas en septiembre pasado desde Texas a Pennsylvania, al centro de detención de York.

“Sólo con Dios, ese sirvió de abogado para mí”, expresó la cubana.

Con lágrimas en los ojos, pide ver una y otra vez el reportaje que en el mes de noviembre pasado, realizara Televisión Martí.

“Nunca pensamos que nos fueran a retener así, como en una prisión de máxima seguridad, como si hubiésemos cometido algún delito”, dijo Gómez.

Durante cinco meses, su esposo, Evergio Ibarra realizó todos los esfuerzos que pudo para denunciar lo que consideraba una injusticia.

“A pesar de que ninguno de los dos abogados que tuve hicieron nada, el único propósito que tuvieron ellos fue estafarme, pero pese a ello, Dios estuvo con nosotros”, relata Ibarra también entre lágrimas.

“Y gracias a Dios está ahí, y pronto vamos a tener nuestra familia, y vamos a crecer”, comentó.

La campaña que Evergio lanzó para liberar a su esposa del centro de detención, llegó a Miami, pero el cubano dijo sentirse decepcionado de la ciudad del exilio.

“Para todo el mundo Miami es la ciudad de los cubanos. Yo recogí 300 firmas en Pennsylvania, y recogí 120 firmas en el Versailles, salí muy desilusionado. De las 120 firmas, te digo que 14 fueron unos argentinos que pasaron por allí”, confesó Ibarra.

Kevin de diez años, es el hijo de la pareja, que está en Santa Clara, quien le dijo a través de una videollamada, “Mami te quiero mucho”.

“Yo soy consciente de que soy una refugiada política en este país, y sé que a mi país no puedo regresar”, detalló Gómez.

Hace 14 años Yanecci y Evergio se unieron en matrimonio, y prometieron amor hasta la muerte, esos que ya escasean.

En la audiencia donde la enfermera compareció ante el magistrado, su esposo fue el único testigo.

“Me preguntaron qué esperaba hacer con mi familia, y ahí fue cuando le respondí que estaba esperando una decisión sabia por parte de ellos, y que si lograba traer a mi hijo lo iba a preparar para que fuera el próximo presidente de este país”, expresó el padre de familia.

(Con información de Martí Noticias)