Delegaciones cubanas y estadounidenses se dieron cita nuevamente este martes para abordar la lucha contra la trata de personas como parte de una serie de reuniones técnicas que se llevan a cabo en Washington como parte de la agenda bilateral de ambos países.

El de este martes, fue el quinto encuentro en que Cuba y Estados Unidos se reúnen para hablar sobre la trata de personas, en dicha reunión participaron funcionarios de los Departamentos de Estado, Justicia, Seguridad Nacional, Salud y Servicios Humanos y de Trabajo.

Ambos gobiernos celebraron “un intercambio técnico sobre lavado de dinero el 12 de febrero, donde los participantes discutieron los esfuerzos para denegar a los delincuentes los refugios financieros en el exterior”, corroboró el Departamento de Estado a Martí Noticias.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Representantes del Ministerio de Relaciones Exteriores, del Tribunal Supremo Popular, la Fiscalía General de la República y los ministerios de Justicia, del Interior, de Educación, Trabajo y Seguridad Social, Salud Pública, y Turismo, así como de la Federación de Mujeres Cubanas, acudieron al encuentro por la parte cubana.

El régimen cubano ha informado de varios encuentros técnicos con EEUU en las últimas semanas, acerca de ciberseguridad, narcotráfico, terrorismo, lavado de activos e inmigración irregular.

Cuba quedó en observación, en el reporte del pasado año sobre la trata de personas, el mismo fue publicado en junio por el Departamento de Estado, y EEUU consideró que la Isla había hecho esfuerzos notables, al menos en el tópico de la trata sexual.

En la Mayor de las Antillas, el código penal no criminaliza todas las formas de la trata de personas; no se prohíbe, persigue y ni siquiera se admite la posibilidad de que el trabajo forzado afecte a sus nacionales en misiones médicas en el exterior; es por eso que Cuba no asciende de la lista de observación hacia el nivel 2 sin asterisco.

El reporte de 2017 indica que la Isla es fuente y destino de tráfico sexual, y que en Cuba tiene lugar el turismo sexual con menores de edad, además de un apartado en el que por vez primera se incluye el trabajo no remunerado en la agricultura por estudiantes de preuniversitarios en el campo.

(Con información de Martí Noticias)