A 24 años de la crisis de los balseros cuando los cubanos se lanzaban en masa al mar, por la falta de comida, transporte, artículos de primera necesidad, y por algo más trascendente, pero no menos importante como la falta de libertad, recordamos sus razones, y siguen siendo las mismas por las que muchos antillanos hoy emprenden una arriesgada travesía por países latinoamericanos, a manos de coyotes, y con la escasa esperanza de llegar a EEUU para pedir asilo político, en un contexto más difícil ahora a nivel mundial, que en 1994, dado que los migrantes son más rechazados que antes en la mayor parte del mundo, los cubanos no tienen de otra que arriesgar sus vidas, sin política de “pies secos-pies mojados”, con destino norte (Estados Unidos), o con la brújula hacia el sur (Chile, Uruguay), para luchar en otra tierra para sustentar a sus familias, y conquistar el derecho inalienable de la libertad, porque su hogar le fue usurpado hace mucho tiempo ya.

Un reportaje de antaño que la web de noticias CubaNet ha sacado a la luz, nos recuerda los motivos, “la falta de comida, de medicinas”, y nos enciende más que nada la llama al darnos cuenta que a más de dos décadas, los mismos problemas persisten, y ahora sí con menos esperanza, algo habrá que hacer para conquistar nuestros derechos y libertades, podría decirse es el mensaje subliminal del fragmento de audiovisual.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba