Eliécer Ávila, ingeniero cubano y presidente del movimiento opositor Somos+ aborda el tema de los emprendedores cubanos, y la falta de compromiso y de respeto del régimen cubano con el sector privado en la Isla.

El joven cubano habla sobre el legado o capital que existía en Cuba antes de 1959, de las pequeñas empresas lideradas por cubanos y cómo la revolución encabezada por Fidel Castro se empeñó en borrar todo lo que en la Cuba de la República se había construido.

Y como la experiencia en el plano del emprendimiento se pierde en Cuba, durante 50 años de inacción.

“Al parecer nuestros abuelos y bisabuelos estaban enfrascados en su momento en salir adelante, y muchas familias lo lograron”, pero llegó Castro y acabó con esto, con las pequeñas bodegas, con las dulcerías de nacionales, y demás negocios, lo hizo a través de la expropiación y la nacionalización.

Ávila también habla de la envidia que siente el gobierno hacia los cuentapropistas cubanos, por el hecho del progreso que pueden generar en sus vidas gracias a su propio esfuerzo y a sus propias manos, sin tener que asistir como rebaño al desfile del 1 de mayo.

“El comunismo sabe que el día que los cubanos puedan vivir de sus propias manos se acabaron los primeros de mayo, y el relajo que tienen que nos llevan como muñequitos para acá y para allá. Y se acabó el poder que ellos ostentan sobre nosotros”, acota el presidente del movimiento opositor.

“La única posibilidad que tienen los emprendedores cubanos que son el motor impulsor de la economía moderna es que podamos obtener en nuestro país un verdadero Estado de Derecho”, concluye.