Robert Jiménez Gutiérrez, activista de la plataforma Juventud Activa Cuba Unida (JACU), fue liberado ayer martes, luego de 16 días desaparecido, de acuerdo a Aulas Abiertas del Instituto Político para la Libertad, Perú.

El líder de la JACU denunció a Aulas Abiertas, que “estuvo encerrado en el centro de detención 100 y Aldabó”, y que la Seguridad del Estado lo liberó el martes, “bajo el cargo de asociaciones, reuniones y manifestaciones ilícitas”.

Jiménez se encuentra ahora pendiente a un juicio, el activista también relató que lo detuvieron de manera violenta el lunes 23 de octubre en la mañana, al salir de su vivienda, cuando el disidente se dirigía al aeropuerto.

Robert Jiménez Gutiérrez tenía previsto viajar a Estados Unidos, para participar en Cuba Internet Freedom, pues había sido invitado al evento en Miami.

Según sus declaraciones, el miembro de la JACU cuenta que “recibió golpes por solicitar información sobre el motivo de su detención. Luego fue conducido a 100 y Aldabó en el que permaneció 16 días privado de su libertad y totalmente incomunicado. Hasta hoy nadie conocía su paradero”.

César Mendoza, director del Centro de Estudios para el Desarrollo Local (CEDEL) y también integrante de la JACU, fue detenido hace 16 días, y “todavía no se conoce su paradero”, según Aulas Abiertas. También afirman que han intentado comunicarse con Mendoza, pero “hasta ahora no se ha tenido noticias”.

Freedom House, organización no gubernamental de derechos humanos exigió al régimen castrista una respuesta sobre la desaparición de estos dos activistas en la Isla.

Jiménez y Mendoza se dedican a la labor comunitaria. El régimen hostiga a la oposición en Cuba, detiene a artistas independientes con iniciativas y pensamiento diferente al que ellos promulgan, la violación a los derechos humanos es constante en Cuba, contra todas las organizaciones independientes y todos los activistas.

(Con información de Diario de Cuba)