Guta Oriental, un área en la periferia de Damasco lleva dos semanas siendo bombardeada, según Efe, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU (CDH) aprobó este lunes una resolución en la que reclama a todas las partes combatientes en Siria, en particular al Gobierno, que permitan la entrada de ayuda humanitaria a esta localidad.

Unos 29 países votaron a favor de la resolución, mientras que Cuba, Venezuela, China y Burundi votaron en contra, y 14 naciones se abstuvieron.

Alrededor de 400.000 civiles residen en Guta Oriental, la mitad de esta cifra son menores de edad, que no han recibido asistencia alguna desde que las fuerzas gubernamentales atacaron el pasado 18 de febrero.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

La CDH ante la crítica situación decidió condenar firmemente las violaciones de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario, e insistir en que se permita el acceso de la ayuda, sin restricciones, dio a conocer en la sesión de emergencia.

Mediante organizaciones locales que colaboran, la ONU está preparada desde hace días para aportar esta ayuda, sin embargo se ha hecho imposible debido a las constantes violaciones a la pausa humanitaria de cinco horas diarias decretada por Rusia.

“Condenamos la continua negación del acceso humanitario, los repetidos ataques contra instalaciones médicas e infraestructuras civiles (…), el uso de artillería pesada y los bombardeos aéreos contra civiles, y el supuesto uso de armas químicas en Guta Oriental”, indica el texto de la CDH.

Rusia propuso diversas enmiendas durante el debate al texto de la resolución que fue iniciativa del Reino Unido.

Algunas de las modificaciones esbozadas por Moscú fueron aceptadas por la delegación británica, con el objetivo de poder ayudar lo más pronto posible.

Las modificaciones tornaron más firme el hecho de que la ONU condena las violaciones de todas las partes en el conflicto, incluidos los grupos rebeldes que desde Guta Oriental han realizado una ofensiva con cohetes.

De igual modo, la ONU retiró la mención a crímenes contra lesa humanidad de los que varias instancias de esta organización han acusado al Gobierno sirio, basándose en sus investigaciones.

No obstante, al Gobierno cubano no le bastó con estos cambios, y se opuso desde el principio a la resolución.

(Con información de Diario de Cuba)