En reciente entrevista al ex futbolista argentino, Diego Armando Maradona, a través de la cadena estatal venezolana Telesur, éste arremete contra el presidente de Argentina, Mauricio Macri; y confiesa lo que según él le pidió Fidel Castro.

Las excentricidades de quien fue una gloria del fútbol argentino, y sus burdos comentarios fuera de tono, caracterizan a un personaje que en la realidad se ha ganado el desprecio de muchos en todo el orbe; quien una vez por su talento en la cancha fue motivo de admiración, hoy es una triste sombra, que apoya dictaduras manchadas de sangre.

Además de declararse soldado de Nicolás Maduro, y de felicitarlo, porque a su juicio, “se la jugó con la oposición” venezolana, ahora Maradona dice que Fidel Castro, a quien considera su segundo padre, le pidió que se dedicara a la política.

Dice en la entrevista con Telesur, que “Cuba te da la tranquilidad de poder caminar, de estar con la gente, de sentir la necesidad de la gente”.

Cuba le ha dado a Maradona muchas cosas, por ejemplo la atención gratuita en un centro de salud de La Habana, para la rehabilitación por ser adicto a las drogas, además de cubrir los gastos también a los acompañantes del ex futbolista con el dinero del pueblo cubano.

Durante el año 2000 y el 2004 se internó varias veces en La Habana, para superar su adicción a la cocaína, además de tener una novia cubana, menor de edad, y gozar de impunidad total bajo el régimen castrista.

Dicen que Maradona, presentó su novia adolescente a Fidel Castro, para que éste le diera la “bendición presidencial”.

Este hombre que ha tenido múltiples escándalos, incluso mientras jugaba en la Liga Italiana en 1991, es hoy quien defiende y apoya tiranías como las de Cuba y Venezuela.

Pero desde la inmoralidad en la que ha vivido critica al presidente argentino, diciendo que está hundiendo el país, y que “viene de familia de ladrones”.

¿Cómo podrá una persona tan enlodada criticar algo o a alguien? Sin duda, todavía habrán más cosas que nos sorprendan de este caricaturesco personaje.

(Con información de Cubanet, La República, ABC.es, Diario de Cuba)