<> on August 8, 2011 in Washington, DC.

Este jueves el ex mandatario demócrata, Barack Obama volverá a la escena política.

Desde que Obama abandonó la presidencia ha mantenido un bajo perfil, al igual que otros ex presidentes tras dejar el poder, después de tres meses de vacaciones se sabe que comenzó a escribir sus memorias, no se le ha visto mucho en público y tampoco ha concedido entrevistas.

Sin embargo ha decidido romper la parsimonia y estará en dos reuniones de campaña, la primera en el estado de Nueva Jersey y la segunda en Virginia.

En ambas ciudades, Obama apoyará al candidato de su partido a la gobernación estatal.

Estas elecciones ocurrirán el próximo 7 de noviembre, un año después de la victoria del actual presidente estadounidense, Donald Trump.

El profesor de ciencias políticas Larry Sabato, explicó a la AFP la peculiaridad de estas elecciones.

“Solo hay dos elecciones de importancia este año (en Estados Unidos), y son por las gobernaciones de Nueva Jersey y Virginia”.

Los estadounidenses no acostumbran concurrir a ningunos comicios ante de las elecciones de mitad de período del próximo 2018.

Sabato añade que “la idea es obtener una posición ventajosa para las elecciones de mitad de mandato en 2018”.

No se sabe qué temas abordará Obama, quien hasta ahora sólo ha roto el silencio para tocar temas de cobertura nacional, como la inmigración, la salud, y la lucha contra el cambio climático.

Sin embargo el encuentro entre activistas demócratas de este jueves tienta a Obama a lanzar algunas flechas contra su sucesor, puesto que su “legado presidencial” está siendo demolido por el presidente republicano.

El puesto de gobernador en New Jersey parece consignado al demócrata Philip Murphy, quien sucedería al republicano Chris Christie.

El profesor de ciencias políticas apunta que “los demócratas tienen todo listo para ganar en Nueva Jersey, así que solo Virginia será un terreno en donde la lucha será cerrada”.

“Si el Partido republicano pierde en Virginia, Trump tendrá gran parte de la culpa”, acota el experto.”Pero si gana, Trump no será visto como un plomo en el ala”, agrega.

En Richmond, el ex presidente demócrata apoyará este jueves en la noche al candidato también demócrata Ralph Northam, un ex doctor militar, rival de Ed Gillespie, republicano que tiene una pequeña ventaja sobre Northam, según una encuesta hecha pública el miércoles.

El arribo de Obama a Richmond, Virginia, ha provocado largas filas para conseguir un boleto de entrada para la reunión de carácter público.

(Con información de El Nuevo Herald)