Dentro de las redes informales de La Habana, el dólar está subiendo de precio, a causa del temor entre los cubanos a una repentina unificación monetaria y sus posibles efectos sobre el mercado de divisas.

La divisa estadounidense ha ganado entre el 2% y el 3% sobre el peso convertible, al pasar de 0,92 a 0,95 CUC por dólar, en las últimas dos semanas.

Algunos medios de prensa independiente fuera de la Isla, han estado señalando que Raúl Castro quiere eliminar la dualidad de la moneda antes de que abandone el poder en abril próximo, la presión comenzó a ser notoria, poco después de que el militar abogara ante el Parlamento por la unificación de la moneda, en diciembre pasado.

El jefe de Estado admitió que esta reforma “no solucionará mágicamente los problemas acumulados”, pero no hacerla es dejar el obstáculo perenne para que el país no avance.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Para el sistema empresarial estatal cubano, la circulación de las dos monedas, el CUC (peso convertible) y el CUP (peso cubano), es también un dolor de cabeza.

Los nacionales han interpretado el apremio que tiene Castro, porque la eliminación de la doble moneda en la Isla, ha sido una de sus promesas fundamentales durante años, y parece no quiere “irse”, sin que el tema quede resuelto.

Ariel Terrero, economista cubano, aseguró la semana pasada que “la dualidad monetaria y cambiaria” era “el obstáculo determinante hoy para que la economía cubana expanda sus alas”, sus declaraciones fueron recogidas por el diario oficialista Granma; y el trabajo periodístico alimentó rumores sobre las cercanías de un cambio que ocurra de la noche a la mañana, y perjudique la ya precaria economía de los hogares cubanos.

Ante la incertidumbre, algunos los que pueden, han optado por refugiarse en el dólar, guardar la moneda estadounidense.

¿Por qué cambiar la moneda estadounidense en el mercado negro?

En las Cadecas, Cajas de Cambio oficiales, el Gobierno impone un gravamen del 10%, y el vendedor sólo recibe 0,87 CUC por cada dólar.

En 2016, el canciller cubano, Bruno Rodríguez, dijo que el impuesto sobre el dólar americano seria suprimido, si llegaran a desaparecer las trabajas creadas por el embargo, sin embargo la medida nunca se materializó, y la escasa probabilidad de que Estados Unidos retirara el embargo a Cuba, se disolvió con la administración de Donald Trump.

La población cuenta qué está pasando:

Victoria de 81 años, vendió la semana pasada un Lada que perteneció a su esposo fallecido, una familia de Trinidad le pagó 13.000 CUC al contado por el carro, pero la señora no ha querido depositar ese dinero en el banco ante el temor del cambio abrupto.

“Todo el dinero lo tengo en mi casa y no sé qué voy a hacer, porque si unen la moneda de un día para otro voy a perder en lugar de ganar”, expresó la anciana preocupada.

“Pensé en comprar dólares pero han subido de precio y, además, los vendedores con los que he hablado venden cantidades pequeñas, a lo sumo 1.000”, dijo Victoria a 14ymedio.

La abuela rememora, lo que sucedió en agosto de 1961, cuando el régimen hizo un canje de papel moneda y de un día para otro anuló los billetes que circulaban.

“Por cada familia solo se podían cambiar 200 pesos cubanos”, recuerda Victoria, que tuvo que hacer junto a su madre la larga fila frente al banco para obtener los nuevos billetes. “Si eso me vuelve a pasar no sé qué voy a hacer, porque el dinero de este carro es para terminar de pasar lo que me queda de vida”, añadió.

Cambistas informales consultados por el medio independiente, dijeron: “Hay mucha demanda y la gente tiene miedo de quedarse con esos papelitos de colores (CUC) en las manos, sin que valgan para nada”, en referencia a que durante los próximos días el dólar podría seguir tomando valor en el mercado negro.

“Ahora mismo, cada vez que encuentro a alguien que vende dólares, los está ofreciendo por encima de 0,95 CUC y ayer me tropecé con el primero que ya tenía una tarifa de 0,97. En cualquier momento se pone a uno por uno”, señaló la fuente.