En noviembre de 2017 la viceministra de Comunicaciones, Ana Julia Marín anunció en el V Foro de Televisión Digital que Cuba realizará un próximo apagón analógico parcial en un solo canal del espectro analógico, por su puesto, en zonas escogidas y regiones con buena recepción y condiciones tecnológicas.

La decisión forma parte de las acciones que viene realizando el país para acabar de incorporar los beneficios de la televisión digital en toda la Isla y concluir en 2023 con el apagón analógico total para que la obsolescencia programada de los transmisores no tenga mayores consecuencias.

Ciertamente, el paso a esta tecnología no solo es vital para el desarrollo del sistema de televisión en el país, sino que además reporta una agradable experiencia de visualización a través de una señal extremadamente nítida y de una calidad muy superior. A ello se suma también la posibilidad de contar con más opciones de canales y servicios informativos.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba


El tema del paso a la Televisión digital ha llegado incluso hasta el Parlamento cubano, donde se ha tocado en reiteradas oportunidades por la importancia que tiene para el país. Sin embargo, por ser este un asunto tan medular no se le ha dado toda la prioridad que se requiere para que esta tecnología finalmente se masifique y sea de fácil acceso para los cubanos.

En principio, para disfrutar de este servicio, las personas en el mundo compran un SmarTV híbrido que tiene los requerimientos necesarios para disfrutar la señal digital. Sin embargo, en Cuba la mayoría de las personas, muchas de las cuales aún no tienen un TV en colores, han recurrido a la cajita decodificadora, como la vía más barata para no deshacerse de sus televisores analógicos. Tampoco es muy razonable comprar en las Tiendas Recaudadoras de Divisas (TRD) la única oferta de televisores plasmas en 399 cuc y de la marca HAIER.

Del mecanismo para adquirirlas, marcas y prestaciones

El tema debe ser una “urgencia” para el país, pero el camino se ha vuelto aún más engorroso de lo que parecía, a falta de mayores ofertas para la venta en el marcado y de mecanismos más eficientes y económicos para que población ponga en práctica finalmente este servicio.

Es cierto! Al mercado ha salido más de un modelo (GELECT de fabricación nacional, Haier, SOYEA, Konka, y RealTV importadas de mercados extranjeros). Solo que cada vez que apareció uno de esos modelos prometía prestaciones diferentes que en principio desde el comienzo debieron tener como funciones básicas las anteriores cajitas. Primero, se comenzó a vender el modelo Estándar (GELECT), en la cual no se podían ver los canales en alta definición. Luego se lazó una nueva versión de GELECT que sí podía captar transmisiones en HD. Y cuando las personas adquirieron la novedad, a pesar de haber invertido en el primer modelo, la Empresa Industria Electrónica que produce las cajitas de la marca GELECT dio a conocer la salida de un nuevo equipo pero con sistema Android, tres puertos USB, y con tecnología WiFi, pero hasta el momento no ha sido posible divisarlas en las TRD.

Cuando aparecen en las tiendas, GELECT es el modelo que más abunda, pero tanto este modelo como las que se importan al país se pierden de las TRD como por “arte de magia”, precisamente porque al parecer, la industria no está apta para satisfacer la demanda. Entonces en el mercado clandestino, sobre todo en los sitios web de compraventas como Revolico y PorLalivre aparece más de una oferta, incluso con prestaciones de otros servicios como la instalación de antenas, la venta de cable coaxial y otros aditamentos.

No todos los cubanos pueden comprar una cajita

Después de mucho caminar en busca de alguna tienda que venda la cajita decodificadora de la señal digital, aparece otro de los mayores problemas y es el de los precios. Pagar 30,95 cuc por una Soyea STB y 49.95 cuc GELECT es más que un sueño para muchos cubanos que cobran en un mes de trabajo 520 (21, 66 cuc), que es el salario promedio de muchas personas en la Isla.

¿Qué harán entonces las jubilados?, ¿ Qué harán aquellos que han tenido situaciones extremas por las inclemencias de algún desastre natural? O las personas de bajos ingresos e incluso aquellas que están de tránsito en zonas de albergues y su poder adquisitivo, apenas alcanza para comer.

¿Por qué la venta de cajitas decodificadoras no cuenta con otros mecanismos de venta que reporten más facilidades para la población como el pago a través de créditos bancarios o el pago a plazos?

Las cajitas decodificadoras son vitales para el desarrollo de la digitalización de la televisión en la Isla. Mientras no se bastezcan las tiendas, continúen tan altos los precios y no existan facilidades de compra el necesario tema de la digitalización de la televisión, tendrá a medida que pase el tiempo grabes consecuencias y mayores costos para el país.