El servicio de ambulancias en la Mayor de las Antillas no da abasto, muchos cubanos fallecen, o quedan con perjuicios irreversibles, porque no logran llegar a tiempo a hospitales y centros de salud especializados a lo largo de la Isla, comentaron galenos cubanos a Martí Noticias.

Un médico en Santiago de Cuba, Arnoldo de La Cruz explica: “Lo que sucede es que las estadísticas exactas de esas cosas no se llevan, pero hay un gran número de personas que han muerto en el camino (…) personas que podían haberse salvado”.

Salió a relucir un caso en Palma Soriano, un municipio santiaguero que tiene 150.000 habitantes y no dispone con hospital clínico-quirúrgico para adultos.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

“El hospital más cercano está a 22 kilómetros. Siempre hay dificultades con la transportación de esos pacientes. Hay que esperar a veces que se unan cinco o seis remiciones para montarlos a todos en una ambulancia y llevarlos hasta ese hospital”, citó el clínico.

Un jubilado, Aurelio Vega, en Santo Domingo, Villa Clara dice que en su municipio sólo cuentan con dos ambulancias.

“Imagínate que las dos están para los hospitales y a mí me da un infarto. Tengo que esperar que venga de Santa Clara una ambulancia de urgencia que es de la provincia”, comentó el pensionado.

Los vehículos que transportan a enfermos y heridos, son los que conectan a los pacientes en pueblos y barrios con los Policlínicos Principales de Urgencia (PPU), que son instituciones intermedias de salud habilitadas para paliar la llegada de los enfermos a los hospitales.

Un médico holguinero, Ramón Zamora, cuenta: “Los PPU tienen a su disposición una sola ambulancia (…) lo que hace difícil que estos pacientes sean trasladados en el tiempo debido y son muchos los pacientes que fallecen por concepto de transporte”.