El pelotero cubano José Adolis García ha dejado boquiabiertos a los compañeros de su equipo en San Luis; fue su primer partido en un clubhouse de Grandes Ligas y probablemente no será el último, con 26 años ha llegado a Miami procedente de Memphis para convertirse en el séptimo prospecto de esa franquicia que debuta en MLB.

Adolis García había sido premiado como el Mejor Jugador del Mes del sistema de Menores de San Luis.

“Muy contento por haber llegado donde siempre he querido. Esto es lo que había soñado desde hacía hace mucho tiempo y tengo muchas ganas de seguir jugando al béisbol, que es lo que más me gusta”, expresó el avileño que llegó a EEUU en 2016.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

El cubano se enteró el domingo, terminando el juego se dirigió a la oficina, donde le informaron que iba a jugar en Miami, y según cuenta para él fue algo genial.

“Pensé primero en mis padres y en mi hermano, que siempre me ha apoyado. Estoy muy contento por ellos, es una emoción que no puedo describir”, contó.

Como los Gurriel, los Hernández, entre otros, los García son dos hermanos beisbolistas.

Adolis dijo que su hermano está incluso más contento que él, “es algo bonito ser parte de la historia, tener un pedacito de ella y el solo hecho de ser mencionado junto con esos excelentes jugadores es un mérito en sí mismo. Bendiciones a todos ellos’”, expresó.

“Siempre me preparo para dar lo mejor de mí, trabajo muy fuerte. Sabía al menos que el colectivo técnico y el equipo en general estaban muy contentos con lo que estaba haciendo’”, añadió.

El originario de Ciego de Ávila jugó en la Isla, Japón y más tarde en las Menores, sobre su travesía comentó:

“Cada trago amargo, cada felicidad, cada lágrima y cada sonrisa, cuando uno llega aquí se da cuenta de que todo valió la pena, todo ese camino. Espero defender la camiseta de San Luis al máximo’”.

(Con información de El Nuevo Herald)