El Ayuntamiento de Miami Beach quiere poner en marcha un plan de instalación de cámaras de vigilancia, con el fin de aumentar la seguridad en la zona turística de South Beach.

Según el canal CBS Miami, las cámaras que quieren instalar contarán con un teleobjetivo que permite leer la matrícula de los automóviles, supuestamente la medida busca reducir la criminalidad en esta zona turística, que se extiende desde el este de Washington Avenue hasta la playa.

En calles muy concurridas como Ocean Drive, el parque público de Lummys Park y los paseos marítimos, la ciudad tiene 36 cámaras de seguridad instaladas.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Dan Oates, jefe de la Policía de Miami Beach explicó que la colocación de los dispositivos de seguridad tiene como objetivo controlar los delitos para intervenir de manera anticipada en posibles actos terroristas.

“No compartimos esa información con compañías de seguros o proveedores. No la vendemos”, dijo el policía, refiriéndose al lector de matrículas que conservarán durante dos años, y luego la información obtenida será destruida.

Oates añadió que el plan final es mantener a los turistas y residentes lo más seguros posible.

Implantar las cámaras de vigilancia en South Beach puede costar alrededor de 8 millones de dólares para la ciudad durante los próximos cinco años.

(Con información de Mundo Hispánico)