El 2018 arranca con una notoria subida de la gasolina en Estados Unidos, el precio promedio por galón del combustible supera los 2.5 dólares, el más alto que se ha visto en un mes de enero desde 2014, cuando los precios de la gasolina alcanzaron según reportó GasBuddy, los $ 3 por galón.

La aplicación para teléfonos inteligentes que mide en tiempo real los precios promedios de 140.000 estaciones de servicio en los Estados Unidos, Canadá y Australia (GasBuddy), indica que por segundo año consecutivo el promedio anual ascenderá a 19 centavos en comparación con 2017.

Los expertos prevén que los hogares gastarán en 2018, un promedio anual de $ 1,898 versus el consumo promedio del año anterior que se estableció en los $ 1,765 al año, y advierten que en la mayor parte del territorio estadounidense los precios estarán por debajo de los 3 dólares por galón.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Patrick DeHaan, jefe de análisis petrolero de GasBuddy, dijo: “Si bien los precios de la gasolina en general siguen siendo asequibles, un aspecto que continúa empeorando es la brecha entre lo que las estaciones están cobrando. Se ha convertido en una locura cómo una estación puede vender gasolina 20-40 centavos más bajo o más alto que un competidor cercano. Además de los datos muestran que los diferenciales han aumentado a niveles récord, he escuchado cientos de quejas de automovilistas que se quedan atrapados en la estación más costosa, conducen por la calle y lo ven mucho más barato. Siempre compare precios cuando llene su tanque. Gastamos miles de dólares al año llenando el tanque, una moneda de diez centavos o un cuarto por galón suma cientos de dólares”.

Estos son los estados donde la gasolina está más barata: Missouri ($ 2.202), Oklahoma ($ 2.202), Mississippi ($ 2.213), Arkansas ($ 2.215), Alabama ($ 2.221), Carolina del Sur ($ 2.250), Texas ($ 2.250), Tennessee ($ 2.,251), Louisiana ($ 2.255) y Kansas ($ 2.269).

Illinois ($ 2.541), Indiana ($ 2.598), New York ($ 2.653), Michigan ($ 2.671), Oregón ($ 2.742), Nevada ($ 2.742), Pennsylvania ($ 2.750), Connecticut ($ 2.684), Washington ($ 2.867) y California ($ 3.155), son diez de los estados donde el precio del combustible es más alto.

(Con información de Mundo Hispánico)