Citando a funcionarios del Departamento de Estado, además de recoger un memorándum interno de esa dependencia, el sitio de periodismo investigativo ProPublica publicó este viernes que la Administración Trump está dispuesta a dejar como permanentes los abruptos recortes del personal diplomático estadounidense en la Embajada de Washington en Cuba ordenados en septiembre pasado.

Un memorándum sobre la decisión fue enviado al Secretario de Estado, Rex Tillerson la semana pasada, y según fuentes el mismo incluía una propuesta para mantener solo el personal de emergencia, con máximo 18 funcionarios que se dejó en La Habana.

Luego de que saliera a la palestra pública que 24 diplomáticos estadounidenses y sus familiares sufrieron unos misteriosos ataques que perjudicaron su salud, el 29 de septiembre del pasado año, Washington ordenó el retiro o reasignación temporal de un 60% de ellos (35) y de sus parientes.

De acuerdo a las regulaciones, El Departamento de Estado tiene hasta marzo 4 para enviar a algunos diplomáticos de regreso a sus puestos o reducir al personal de manera indefinida.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Cada 30 días, la cancillería estadounidense revisa la orden de “estado de partida” emitida el pasado año en septiembre.

La portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert expresó: “En las revisiones, el Departamento evalúa varios factores para determinar si queremos abrir nuestra embajada para tener más empleados allí. Tenemos que determinar si las condiciones sobre el terreno justifican que se levante el estado de partida, por lo que aún estamos en conversaciones, debates y deliberaciones al respecto. Todavía no hemos tomado una decisión, pero lo haremos saber con suerte antes del 4 de marzo”, estas fueron las palabras de la vocera en rueda de prensa esta semana.

Nauert no quiso comentar las declaraciones previas de Rex Tillerson, Secretario de Estado, cuando dijo que la operación actual de la sección consular en la capital cubana permanecería vigente hasta que Cuba pudiera garantizar a EEUU que los ataques contra su personal han concluido.

Los comentarios de Tillerson, tuvieron lugar el 5 de enero, cuando Associated Press le preguntó al respecto.

“Sigo creyendo que el gobierno cubano, alguien dentro del gobierno cubano, puede ponerle fin a esto. Y mientras no puedan decir que lo han hecho, no me siento cómodo llevando a la gente de vuelta al país porque no quiero sugerirles a ustedes que, necesariamente, todos los ataques han cesado ¿De acuerdo? Así que (lo haré) si me puedo convencer de que no voy a volver a poner intencionalmente a personas en peligro. Es eso lo que pienso al respecto. Que estaría poniéndolos en peligro intencionalmente. ¿Por qué demonios haría eso si no tengo manera alguna de protegerlos? No sabemos cómo proteger a las personas de esto, entonces ¿por qué iba a hacerlo? Y voy a enfrentarme a cualquiera que me quiera presionar a hacerlo mientras no esté convencido de que no los pondré en riesgo”.

Diecisiete de los 26 diplomáticos cubanos en Washington abandonaron el país con sus familias por orden del Departamento de Estado.

Por otro lado, la realidad es que según fuentes de ProPublica, aunque el personal de emergencia en La Habana, tiene un límite de 18 diplomáticos, en verdad hasta ahora solamente 11 o 12 funcionarios están operando en la embajada.

La actividad consular se ha detenido casi por completo, los cubanos tendrán que seguir viajando a Colombia, para realizar sus trámites, y tener la posibilidad de inmigrar legalmente a Estados Unidos, si el recorte de personal continúa en Cuba.

Martí Noticias señala que luego de meses en los que la Embajada de EEUU en La Habana emitió más de 800 visas de inmigrantes mensuales, en septiembre y octubre la cantidad se redujo drásticamente a 168, cifras recogidas por el Departamento de Estado, y en los últimos dos meses del año, noviembre (196) y diciembre (22).

(Con información de Martí Noticias)