El Gobierno de EEUU dejará de otorgar asilo a las víctimas de violencia de pandillas y abuso doméstico, anunció el lunes el fiscal general Jeff Sessions, y recogió The Hill, diario estadounidense.

“En general, los reclamos de extranjeros relacionados con violencia doméstica o violencia de pandillas perpetrados por actores no gubernamentales no calificarán para el asilo”, alegó Sessions.

“El mero hecho de que un país tenga problemas para vigilar efectivamente ciertos delitos -como la violencia doméstica o la violencia de pandillas- o que ciertas poblaciones sean más propensas a ser víctimas de un delito, no puede por sí mismo establecer una solicitud de asilo”, añadió.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

El fallo se produjo horas después de que Sessions anunciara que emitiría una nueva interpretación de la ley de asilo.

El fiscal general informó a los jueces, empleados administrativos del Departamento de Justicia, que el sistema de asilo estaba siendo “abusado en detrimento del estado de derecho”.

El fallo de la sesión quedó bajo la supervisión del fiscal general sobre los casos de inmigración.

Asimismo se anuló un caso conocido como el Asunto de A-B, una mujer salvadoreña a la que la Junta de Apelaciones de Inmigración le concedió asilo con el argumento de que su esposo la había maltratado y la policía no había hecho nada para detenerlo o protegerla.

“Al llegar a estas conclusiones, no minimizo los viles abusos que la demandada informó que sufrió a manos de su ex marido o las angustiosas experiencias de muchas otras víctimas de violencia doméstica en todo el mundo”, explicó Sessions.

Al revocar la apelación A-B, el fiscal también anuló una decisión previa que permitía que las mujeres que huían de la violencia doméstica sin protección estatal fueran consideradas un “grupo social particular”.

En virtud de la ley de asilo, los migrantes que solicitan asilo pueden pretender ser parte de un grupo social particular que huye de la persecución.

Los activistas en EEUU están molestos, ya que las condiciones de seguridad en el Triángulo Norte de América Central-Honduras, Guatemala y El Salvador-siguen siendo sombrías.

En su discurso ante los jueces de inmigración, Sessions dijo que se estaba abusando del sistema de asilo, ya que los migrantes sin un caso real reclamaban un temor creíble de permanecer en Estados Unidos.

Una vez que un agente fronterizo escucha un reclamo de temor creíble, los solicitantes de asilo no pueden ser devueltos a su país de origen hasta que un juez de inmigración haya escuchado el caso.

Los tribunales de inmigración han estado atrasados durante años, pero el trabajo atrasado ha crecido con la afluencia de casos derivados de las medidas de aplicación más duras de la administración Trump, además de casos agregados a medida que ingresan nuevos inmigrantes.

Algunos legisladores criticaron la decisión.

(Con información de The Hill)