En cumplimiento de los artículos 44 y 105 de la Ley Orgánica de Movilidad Humana, Ecuador entregó este lunes las primeras cédulas ecuatorianas a extranjeros en condición de refugiados.

Las cédulas le fueron entregadas a una cubana, cuyo nombre está protegido y a su madre, comunicó la cancillería.

Las cubanas llegaron a Ecuador en 1999 procedentes de Costa de Marfil.

A los 19 años, en 2001 obtuvo el estatus de refugiada y desde ese momento ha luchado por alcanzar el documento que le permita obtener todos los beneficios sociales y de identidad de un ciudadano ecuatoriano.

La mujer expresó: “Estoy muy feliz. No tengo palabras. Al fin tendré la cédula luego de muchos años de lucha por fin se abrirán las puertas de un futuro no solo para mí sino para todos los refugiados”.

Emitido en un esfuerzo conjunto entre la Cancillería ecuatoriana, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), la Defensoría del Pueblo y el Registro Civil, el documento es idéntico al de los ecuatorianos, y concede la misma accesibilidad que a sus conciudadanos.

El viceministro de Movilidad Humana, José Luis Jácome declaró: “Esto para el Ecuador es un logro porque de esta manera facilitamos su inclusión al sistema público nacional para nosotros este es un hecho que nos llena de orgullo”.

De acuerdo al ministerio, la emisión de cédulas se aplicará para todos los foráneos que se encuentren en el país ya sea con residencia temporal o permanente, de igual modo para extranjeros con protección internacional.

El documento de identidad tiene una validez de dos años para residentes temporales y extranjeros con protección internacional, y de diez años para los que cuentan con la residencia permanente.

Uno de los estados de Latinoamérica que más emigrantes acoge cada año, es Ecuador, principalmente colombianos y de Venezuela, dado el caos que viven en su país los venezolanos.

La entrega de cédulas ecuatorianas a las cubanas coincidió con el encuentro de delegados de América Latina y el Caribe que buscan soluciones duraderas para las personas refugiadas con respecto a su integración en los países de acogida, celebrada en la capital ecuatoriana.

Quito fue elegida como la sede del encuentro, por ser Ecuador la nación que alberga el mayor número de refugiados en la región.

(Con información de Martí Noticias)