Los CDR son uno de los inventos más macabros de la mal llamada Revolución, organización actualmente inútil que surgió con el único objetivo de crear un estado de paranoia donde todos vigilan a todos y así el gobierno tener el control sobre los ciudadanos. El documental “Que me Pongan en la lista” es una excelente obra que deja al descubierto la inutilidad de esa organización.