remesas-familiares-cubaEl diario estadounidense The New York Times destaco las transformaciones ocurridas en Cuba durante la última década. El escritor del artículo hizo una comparación de su viaje anterior a la isla en la década de los 90 y uno reciente donde reconoce los cambios y abre varias interrogantes para el futuro.

Los nuevos negocios privados que se ven por las calles de Cuba, uso de teléfonos celulares y en especial la compra y venta de casas son las transformaciones que más llamaron la atención de este periodista del New York Times.

“Aquel era un país de escasez, casi todo el mundo que conocíamos nos pedía algo que necesitaban: jabón, bolígrafos, dinero, incluso las zapatillas que vestíamos” dijo el periodista sobre la Cuba que vio en los 90.

Ver Más
Ultra: tres días de música electrónica en Miami

Por el contrario dice que ahora ve cubanos satisfechos con las reformas y que buscan ponerse al día con el mundo actual.

jovenes-cubanos

Al periodista del diario The New York Times el cual respetamos mucho su opinión se le escapan algunos detalles en torno a las transformaciones hechas en Cuba. Las principales transformaciones que necesita Cuba que son políticas y sociales no se han hecho, los cubanos siguen dirigidos por las mismas personas que llevaron al país a la quiebra y en 55 años en el poder no han hecho más que empeorar la situación de los cubanos.

Ahora se pueden abrir negocios en Cuba pero no existen mercados mayoristas para abastecer sus negocios, el estado no provee uno y tampoco permite que exista uno privado. Los cubanos ahora pueden tener teléfonos móviles y entrar a hoteles pero no tienen el dinero para estos servicios, los que lo usan reciben el dinero de familiares en el exterior por lo que sería justo decir que las transformaciones en Cuba las pagan los emigrados que algún momento el gobierno llamo “gusanos” y traidores.

Ver Más
Policía en Cuba arresta de manera violenta a hombre en San Miguel del Padrón

Las transformaciones en Cuba no son más que un intento descarado de los viejos dirigentes en Cuba de ganar tiempo para morir en el poder y evitar que se les cuestione por el desastre que han provocado en Cuba.