Everett Miller, de 45 años, sospechoso de haber matado a tiros a un policía y dejar herido a otro en Sam Howard, Kissimmee, fue arrestado esta sábado a las pocas horas de haber cometido el crimen, reporta The Associated Press.

El incidente tuvo lugar en la noche del viernes en un vecindario de la mencionada zona que es peligroso por el tráfico de drogas, dijo Jeff O´Dell, comandante de la policía de esa ciudad.

“Los policías fueron extremadamente valientes y heroicos”, expresó O’Dell, al narrar los hechos que involucraron a los oficiales Baxter, quien estaba chequeando a tres personas, entre ellas a Miller, cuando ocurrió el enfrentamiento. Al instante el sargento Howard acudió a la escena pero no tuvo tiempo de devolver el fuego.

“Baxter, de 27 años, llevaba tres años con la policía de Kissimmee. Estaba casado con otra integrante de la fuerza y tuvieron cuatro hijos.Howard, de 36 años, tiene 10 años con la policía de Kissimmee. Está casado y tiene un hijo, dijo O’Dell”, explica El Nuevo Herald.