Las autoridades de inmigración de Trinidad y Tobago detuvieron el miércoles a siete migrantes cubanos que decidieron permanecer plantados frente a la sede de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Los migrantes rechazaron una propuesta de esa entidad para que no pasaran la Navidad en la calle, y se obstinaron en protestar frente a la ACNUR.

Lisandra Farray, integrante del movimiento opositor Damas de Blanco, dijo a Martí Noticias, que los cuatro menores que acompañaban a los adultos estarán al cuidado de la UNICEF.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Los cubanos son parte del grupo de 18 antillanos que se han mantenido bajo protesta a la intemperie en Puerto España durante dos meses, reclamando la condición de refugiados políticos, solicitando ingresar a Estados Unidos o ser reubicados en un tercer país mediante la organización de Naciones Unidas.

Los otros migrantes decidieron acogerse a la propuesta y permanecerán en una vivienda que les ofrece la ACNUR de manera gratuita por sólo 15 días, cuando se cumpla el plazo, Naciones Unidas asumirá el costo de la renta de la casa, y el resto correrá por los cubanos, de acuerdo a la negociación.

La opositora cubana, Yaneisy Santana Hurtado, cuestionaba: “¿Quince días, y después qué?”.

La Dama de Blanco por su parte dijo, que no es la primera vez que la Oficina de Refugiados hace ese tipo de propuestas.

“El lunes dijeron que pagarían (ACNUR) la mitad del arriendo, y después, que de la ayuda que le dan a los niños pagáramos el resto. Para cubrir el resto de los gastos tenemos que tener una fuente de ingreso, y la ley en Trinidad no nos permite trabajar”, declaró Farray.

Los migrantes cubanos se quejaron de que en la reunión del miércoles, a la que acudieron representantes de la Fiscalía General, el Ministerio de Seguridad y la Dirección de Inmigración junto a Naciones Unidas, no se permitió el acceso de una periodista local, y de acuerdo a testimonio de los individuos cubanos en situación de vulnerabilidad, fueron amenazados con ser detenidos, y enviar a los niños a un albergue, si no se retiraban de la sede de la ACNUR.

(Con información de Martí Noticias)