La Asociación Mundial de Boxeo (AMB) despojo a Guillermo Rigondeaux de su faja de Campeón Mundial en las 122 libras a pesar de que el cubano no ha sido derrotado nunca en ese peso.

La AMB, cuya presidencia se trasladó en 2017 a Medellín, Colombia, había informado a Rigondeaux que le daría permiso de pelear con Vasyl Lomachenko en peso súper pluma por el cetro de la Organización Mundial de Boxeo con la condición de que, si ganaba, tendría algunos días para decidir su status, pero que si perdía, entonces dejaría de ser campeón de las 122 libras.

El estadounidense Daniel Román quedo como campeón, y el mexicano Moisés Flores como campeón interino de peso súper gallo. De hecho, en esa misión de eliminar títulos se espera que el ganador de la pelea en febrero entre Román y Ryo Matsumoto se enfrente a Flores para dejar a sólo un monarca en la división.

Rigondeaux fue derrotado el pasado 9 de diciembre en el Madison Square Garden ante el ucraniano Vasyl Lomachenko.