La Policía de Bogotá ha informado que arrestó a 11 personas acusadas de pertenecer a una red de tráfico de migrantes cubanos y venezolanos, con centro de operaciones en la capital colombiana.

Entre los capturados se encuentran algunos funcionarios públicos y políticos.

El coronel Dayron Hernán Puentes, Comandante operativo de la Policía Metropolitana, señaló que una investigación de las autoridades concluyó que esa estructura delictiva sacó del país en el último año a 350 ciudadanos cubanos por medio de documentación falsa.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Una nota de prensa en la web de la Policía Metropolitana precisa que la Seccional de Investigación Criminal, SIJIN, encontró que la organización tenía conexiones con funcionarios públicos y líderes políticos, quienes aprovechándose de sus cargos lograban sacar documentación ilegal que permitía la emisión de pasaportes y la salida del país de los cubanos a territorio panameño y mexicano, desde donde los ‘clientes’ hacían el tránsito hacia Estados Unidos.

Un trabajo conjunto con la Embajada de EE.UU. y la Fiscalía General implementó una serie de rastreos que dieron como resultado la identificación de un registrador municipal, un funcionario público y un líder político, quienes al parecer serían los cómplices de esta estructura delincuencial.

El Comandante Puentes identificó entre los capturados a Freddy Barrera, registrador del municipio de Carmen de Garupa, departamento de Cundinamarca, y al político Ramiro Maquinllo Cotacio, quien había montado una fachada con una denominada Fundación Internacional de Jóvenes Indígenas de Colombia, cuyos miembros eran los enlaces para contactar a ciudadanos cubanos y venezolanos.

De acuerdo con las pistas recolectadas, los investigadores lograron determinar que la organización se las ingeniaba para el ingreso de los ciudadanos cubanos a Colombia a través de Cúcuta, en la frontera con Venezuela, y Pasto, en el sureño departamento de Nariño, y luego arreglaba su traslado a Bogotá.

Allí aparentemente les cobraban unos 6.000 dólares para entregarles documentos falsos que posteriormente presentaban para obtener pasaportes ilegales.

Cuando el migrante cubano llegaba a diligenciar este último documento, el funcionario público insertado en la organización era el encargado de facilitarles el proceso y evitar cualquier inconveniente en el aeropuerto, logrando que salieran del país hacia Norteamérica.

Ocho allanamientos se realizaron en Cali, Cúcuta, Armenia, el municipio de Carmen de Carupa, departamento de Cundinamarca, y Bogotá, para capturar a los cerebros de la red.

Los capturados fueron puestos a disposición de las autoridades judiciales y deberán responder por los delitos de tráfico de migrantes y concierto para delinquir. A las once personas, entre ellas cuatro mujeres, se les han aplicado medidas de aseguramiento.

(Con información de Martí Noticias)