Científicos de una universidad en Australia consiguió bloquear la necesidad de beber alcohol por las noches al descubrir el vínculo de este impulso con el sistema inmunológico del cerebro, anunciaron medios académicos.

“El alcohol es una de las drogas que más comúnmente se consumen, por lo que hay una mayor necesidad de entender los mecanismos biológicos que impulsan nuestra necesidad de beber alcohol”, comentó el autor del estudio, Jon Jacobsen, quien aspira a realizar un doctorado en farmacología en la Universidad de Adelaida.

En estudios experimentales, los investigadores aplicaron a los ratones una sustancia llamada “(+)-Naltrexone” para bloquear el receptor “TLR4” del sistema inmunológico en el cerebro de estos animales y reprimir así su deseo de beber alcohol, según informó la Universidad de Adelaida.

Jacobson afirmó que “los ritmos circadianos (cambios físicos, mentales y conductuales que responden a la luz y oscuridad) de nuestro cuerpo afectan las señales de ‘gratificación’ que recibimos en el cerebro por la conducta enlazada a las drogas y el clímax de esta ‘gratificación’ sucede generalmente en las noches o la fase oscura”.



La investigación se publicó en la revista científica “Brain, Behavior and Immunity”, allí arribaron a la conclusión de que “al bloquear una parte específica del sistema inmunológico del cerebro se disminuye sustancialmente la motivación del ratón de beber alcohol por las noches”.

Otro de los autores del estudio y experto en neuroinmunofarmacología, Mark Hutchinson subrayó que el descubrimiento muestra la necesidad de realizar más investigaciones acerca de las consecuencias de ingerir bebidas alcohólicas.

“Dada la existencia de una cultura alcohólica en diversos países del mundo, incluyendo a Australia, así como las adicciones asociadas al alcohol y los problemas de salud y sociales vinculados, esperamos que nuestro trabajo incentive otros estudios”, añadió Hutchinson.

(Con información de El Nuevo Herald)