El Departamento de Salud en el condado de Monroe alertó del peligro de bañarse en las playas públicas de todo el archipiélago a causa de las secuelas del huracán Irma, por lo que los habitantes de los Cayos de la Florida deben estar atentos.

Cammy Clark, vocera del Departamento de Salud explicó en un comunicado de prensa que se trata de una precaución, y que se aconseja no nadar.

La vocera dijo que cuatro equipos ambientales realizarán ensayos de la calidad del agua, y que los resultados se darán a conocer en una semana. De momento alerta, conviene dar por sentado que las aguas traen un riesgo de enfermedades.

(Con información de El Nuevo Herald)