La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) presentó una demanda contra el fiscal general de los Estados Unidos, Jeff Sessions por imponer restricciones a las peticiones de asilo política que violan las leyes internacionales.

“Esto va en contra de leyes internacionales y en contra de los derechos de las mujeres, y entablamos esta demanda para cambiar esto, para que los inmigrantes tengan derecho a pedir asilo”, afirmó Gabriela Meléndez, de la ACLU.

Las medidas de Sessions afectan a inmigrantes que dicen haber sido víctimas de violencia doméstica o a manos de pandillas, ya que no calificarían para ser amparados en Estados Unidos.

El gobierno dijo que “individuos que han sido perseguidos o que tienen un miedo creíble de serlo por pertenecer a un ‘grupo social particular’”, y que “la mayoría de las víctimas de crímenes no califican bajo esa definición”.