Las llamadas“ciudades santuario”, como Los Ángeles y Nueva York son los objetivos de Trump, que ha amenazado con retirar fondos federales a las localidades que no colaboren con las autoridades migratorias para deportar a los inmigrantes acusados o condenados por crímenes.

Una lista de los inmigrantes acusados o condenados ha sido publicada el lunes por el Gobierno de Trump como parte de una orden ejecutiva proclamada el 25 de enero, informaron funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

“Esta es realmente una campaña de educación para mostrar al pueblo estadounidense lo que hacen nuestros agentes diariamente y para mostrar qué jurisdicciones no cumplen con las normas”.

“Se trata de un tema de seguridad nacional, son arrestados por cargos criminales y, a pesar de que el ICE pide tenerlos bajo custodia, las policías locales no respetan esa petición y ponen en libertad a estos individuos, lo que significa un gran riesgo para nuestras comunidades”, explicaron los funcionarios.