La maestra normalista Gladys Linares escribió una crónica para CubaNet, donde detalla que una amiga suya tuvo que ingresar a su papá en La Dependiente, y cuenta las duras experiencias de su conocida en ese hospital cubano, como la tupición y suciedad en los baños, así como la falta de agua.

“Cuando el médico que lo atendió en el cuerpo de guardia me dijo que lo iba a ingresar, el terror me invadió. Decidí no moverme de su lado para poder cuidarlo bien, porque he oído tantas historias escalofriantes de conocidos y desconocidos sobre ancianos ingresados… Por suerte lo ubicaron en la sala de Geriatría, donde la atención es algo mejor. Naturalmente, estaba siempre pendiente de su tratamiento y los horarios de los medicamentos, algo complejo porque los médicos no te informan sobre el tratamiento y las enfermeras no respetan mucho los horarios”, relató la amiga de la cronista.

En la cafetería de La Dependiente, según la hija del paciente la escasez reina, en el hospital los muebles están derruidos, también conversó sobre la mala atención de las enfermeras, su padre tenía fiebre alta, y ella le pidió a la enfermera que estuviera al pendiente, para poder salir a comer algo, a su regreso el anciano se había quitado los sueros, y se había manchado todo de sangre, sin que nadie lo auxiliara.

Los robos en el centro de salud también son cosa cotidiana, los pacientes deben llevar a los hospitales desde sábanas, toalla, y jabón hasta ventilador y calentador eléctrico quien cuente con el.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Trabajadores del sector privado tienen prohibido vender en las cercanías de los hospitales, y a quien se atreva le espera una costosa multa.

Sin embargo la situación con la alimentación dentro y en los alrededores de los centros de salud es precaria, ya que el Gobierno cubano tampoco pone al servicio de los usuarios establecimientos abastecidos.

Linares expone que el oficialista diario Granma, desde el año 2011, sacó a la luz “Las medidas adoptadas para eliminar las ventas por cuenta propia en instituciones de la Salud”, firmado por el director provincial de Salud, Dr. Alfredo González Lorenzo, esta norma perjudica a pacientes y acompañantes en los hospitales cubanos, obligados a pasar hambre ante las carencias.

(Con información de CubaNet)